Aug212014
The work of DignityUSA on August 21, 2014 could have been sponsored by you. Click here for more information.

¿Qué fue lo que la gente encontró severo y falto de información en el documento del Vaticano emitido en 1986?

El documento indica que el Vaticano se retractó de la opinion ética prevaleciente hasta entonces de que la orientacion homosexual es moralmente neutra y la llamó “un desorden objetivo”. Lo que sea que esto signifique, sugiere que la gente homosexual sea gente enferma, sin importar la gran cantidad de evidencia que afirma lo contrario en investigaciones medicas, psicológicas y sociobiológicas.

Como si la Iglesia culpara a la gente homosexual por la epidemia de SIDA e ignorando su herioco –y ¡virtualmente solitario!– esfuerzo por detenerla, el documento decía: “Aún cuando la práctica de la homosexualidad puede amenazar seriamente las vidas y el bienestar de un gran numero de personas, sus defensores se mantienen inmobles y rehusan a considerar la magnitud de los riesgos envueltos”.

Con respecto a la violencia hacia la gente homosexual el documento decía: “Cuando la gente gay busca proteger el comportamiento del cual, nadie tiene ningun derecho concebible, ni la Iglesia ni la sociedad entera debe sorprenderse cuando otras prácticas y nociones torcidas ganen terreno, causando que las reacciones violentas e irracionales aumenten.”

En cuanto a la seguridad de los derechos civiles de la gente gay, el documento decía: “Los obispos deberan mantener como su cuidado más alto la responsabilidad de defender y promover la vida de la familia” –como si los ninos, hermanos y hermanas, padres y madres homosexuales no fuesen parte de la vida de la familia. La carta subsecuente del Vaticano publicada en 1992, requería que los obispos de E.U. se opusieran a toda legislación a favor de los derechos de los homosexuales, incluso aquellas legislaciones dispensandas a las iglesias.

Comparaba la homosexualidad con enfermedades contagiosas o con enfermedades mentales, y argumentaba que, para el bien común, el estado tiene el derecho y la obligación de limitar los derechos civiles de tales personas. En el caso de los maestros, entrenadores de deportes, personal militar y padres adoptivos, este documento decía “no es discriminación injustificada tomar en consideracion la orientación sexual”. La declaración vaticana de 2003 pretendió que la obligación de todos los funcionarios publicos sea rechazar el matrimonio gay como algo “opuesto al bien común”.

Ignorando toda evidencia, el Vaticano presume que la gente homosexual y no la gente heterosexual, son los peores agresores sexuales o son automaticamente malos modelos a seguir o son incompetentes. Contradictoramente, el Vaticano sugirió que no habría ningun problema si la gente homesexual sólo mantuviera su orientación sexual en secreto.

Sin embargo, apoyando lo que muchos otros obispos creían, los obispos Charles Buswell, Thomas Gumbleton y Walter Sullivan criticaron publicamente el documento de 1992. Más aún, desde 1992, los obispos en Florida, Main, Michigan, Oregon y Washingon, se han opuesto a las legislaciones descriminatorias o han mostrado su apoyo a las legislaciones a favor de los homosexuales a través de sus respectivas Conferencias Obispalas Católicas.