Oct252014
The work of DignityUSA on October 25, 2014 could have been sponsored by you. Click here for more information.

¿Qué esperanzas hay para el futuro?

Nuestra mayor esperanza es no tener miedo de amarnos los unos a los otros. El amor es la suma de toda la Ley y los Profetas, segun las palabras de Jesús. El amor cristiano cubre toda la multitud de pecados, segun palabras de San Pedro. El amor humano no puede ser separado del sincero afecto del corazon. Por ello, la misión de Dignity es ayudar a la personas gays, lesbianas, bisexuales y transgéneros a seguir el ideal que los cristianos han seguido a través de los siglos: llevar una vida en oración, respeto, honestidad, justicia, perdón, compasión y alegría –como el abad gay, San Aelred de Rievaulx, y como la que a conciencia fue martir, y se vestía de hombre: Santa Juana de Arco.

Hay un buen ánimo en muchos de los signos de los tiempos. El movimiento de liberación homosexual está gradualmente albergando una comprención de lo que es la homosexualidad y protegiendo los derechos civiles de la gente homosexual. La trágica epidemia del SIDA ha tenido un efecto positivo: el de forzar a una concientización de la existencia de la homosexualidad y de permitir a la gente ver el profundo amor y cariño que existe entre los miembros de la comunidad gay. De acuerdo al estudio realizado en 1992 por Gallup, la mitad de los Católicos Estadounidenses creen que una relación entre dos homosexuales comprometidos entre sí es una opción moralmente aceptable. Ahora un 78% de la gente, a diferencia del 58% en 1977, creen que los homosexuales deberían tener los mismos derechos y beneficios en terminos de oportunidades en el trabajo. De hecho, comparados con otras denominaciones cristianas, los Católicos son los que más aceptan a sus miembros homosexuales. Además, muchos sacerdotes católicos, religiosos y ministros laicos son sensibles a las necesidades de la gente homosexual, y algunos obispos Estadounidenses están haciendo, silenciosamente, lo que pueden para proveer su ministerio a los homosexuales católicos.

Esperemos que algun día pueda ser celebrada y aceptada en todo el mundo la vasta cantidad de diferencias que existen en la familia humana y todas las naciones vivamos en paz alabando a Dios.