Aug292014
The work of DignityUSA on August 29, 2014 could have been sponsored by you. Click here for more information.

¿Acaso no ha habido constante oposición contra la homosexualidad a través de la historia del cristianismo?

Estudios recientes de registros historicos detallados cuestionan esa afirmación. Aúnque alguien podría encontrar alguna voz opositora en cada siglo, no había una oposición comun en contra de la homosexualidad en la Europa cristiana hasta finales del siglo 12, excepto por un período cercano al colapso del Imperio Romano. Así es, después de que el cristianismo se convirtiera en la religión oficial, los emperadores no solamente toleraron, sino que incluso impusieron impuestos a la prostitución homosexual durante casi dos siglos. En el siglo 7 en la España visigoda, una serie de 6 concilios nacionales cristianos rehusaron apoyar las leyes del gobernador visigodo contra los actos homogenitales. Para el siglo 9 casi cada área de la Europa cristiana tenía sus códigos locales, incluyendo secciones detalladas sobre ofensas sexuales; excepto en España ninguna prohibían los actos homogenitales. En la alta edad media, una subcultura homosexual surgía, como en los tiempos greco-romanos. La literatura gay era el material de discusión estandar en los cursos de las universidades medievales donde los clerigos eran educados.

La oposición a la homosexualidad de San Agustín y San Crisostomo descansaba en razones ahora inaceptables: argumentos llamados “la ley natural,” basados en creencias acerca de supuestas prácticas sexuales entre liebres, hienas y comadrejas; un estoicismo filosofico que sospechaba de cualquier goce sexual; un sexismo que veía el ser recipiente en la pareja sexual como un afeminamiento degradante. La oposición cristiana total contra la homosexualidad surgió en un tiempo en que la sociedad medieval comenzaba a oprimir muchos grupos minoritarios: judíos, herejes, los pobres, los usureros. Una campaña que promovía el apoyo a las crusadas difamaba a los Musulmanes de ser unos viles y culpandolos de violación homosexual. Esta campaña también generó una actitud en la Europa cristiana contra las relaciones homosexuales. Ver John Boswell, Christianity, Social tolerance and Homosexuality [Cristianidad, Tolerancia Social y Homosexualidad].